Matemáticos descubren la molienda perfecta para el café espresso.

amantes del café

Encontrar el modo de hacer un buen café debía de ser cosa de los baristas.

¡Pero no! La ciencia no deja de trabajar en la búsqueda del cómo hacer el café perfecto. Apoyándose en las matemáticas han dado con la forma de preparar un espresso mucho más intenso, económico y sostenible. ?

¿Preguntarías a un matemático, un físico o un experto en materiales cómo hacer un buen café? Adivino la respuesta: no. Sin embargo, estos investigadores, que también son cafeteros, han hecho sus investigaciones para dar una vuelta a los principios "fundamentales" de cómo se debe preparar un buen café espresso.

El equipo del Dr. Jamie Foster, matemáticos de la Universidad de Portsmouth investigaron en el por qué cuando se preparan dos tazas de café espresso de la misma manera pueden tener sabores muy diferentes en cuanto a intensidad y aromas. Para ello, diseñaron un teoría matemática para describir la extracción de la esencia del café en el cestillo de una máquina de espresso. 

Intuitivamente buscamos una mayor molienda para conseguir una mayor intensidad de sabor y aromas. Es decir, cuanto más fino es el grano mayor contacto con el agua resultando la bebida más fuerte. 

Los investigadores analizaron esto en detalle y lo lógico no resultó tan sencillo. “Encontramos que cuando los granos se molían muy finamente, las partículas eran tan pequeñas que en algunas regiones de la cama se obstruía el espacio donde debería fluir el agua “, explica el investigador.

"Cuando los granos se molían muy finamente, las partículas eran tan pequeñas que en algunas regiones de la cama se obstruía el espacio donde debería fluir el agua"

“Cuando los granos se molían muy finamente, las partículas eran tan pequeñas que en algunas regiones del cestillo se obstruía el espacio donde debería fluir el agua”.

Estas obstrucciones hacen que partes del café finalmente molido no entren en contacto con el agua. "Si molemos el café poco más grueso, podemos acceder a toda la cama y obtener una extracción más eficiente, ya que la superficie de contacto entre el café y el agua es mucho mayor”.

La sorpresa fue que al cambiar la configuración de la molienda, el café producido resultó mucho más económico pues se necesitaron menos granos de café. “Una vez que encontramos la manera de hacer café mucho más eficientemente, nos dimos cuenta de que, además, estábamos usando menos café; nuestro método resultó mucho más sostenible”.

Las nuevas recetas se probaron en una pequeña cafetería de Estados Unidos durante un año y reportaron un ahorro de miles de dólares. De hecho, las estimaciones indican que aplicar el hallazgo del equipo de Foster en todo el mercado cafetero de Estados Unidos podría suponer un ahorro de más 1.100 millones de dólares al año, así como de toneladas de materia prima. Pocos dirían que el secreto del café perfecto estaría en las matemáticas. Muchos menos, dada la larga tradición cafetera de muchos países como Italia, Colombia, Portugal o Brasil, que sería un americano quien la descubriera.

Artículo publicado por nationalgeographic.com.es


Tags


También te puede interesar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Suscríbete a nuestro boletín ahora!